Etiquetas

lunes, 25 de abril de 2016

El Szekszárdi Bikavér, blend clásico de Hungría



En 2014 tuve la suerte de viajar a Hungría y traer de Budapest un par de Tokaji Aszú (famoso vino dulce húngaro) y un tinto que me dijeron era clásico de allí. El tinto fue un Bikavér y luego supe que su significado en español es ‘Sangre de Toro', nombre que tiene una historia o leyenda detrás.

El Bikavér se produce fundamentalmente en dos regiones: Eger y Szekszárd, siendo la botella que traje y hoy voy a comentar, de éste ultimo lugar. Szekszárd es famosa por ser una de las regiones vinícolas mas antiguas de Hungría y por brindar tintos especiados y de buen cuerpo.

La cepa emblema y mas conocida de esta región - aunque no la mas plantada - es la Kadarka, que tiene un rol importante en el Bikavér ya que junto con otra cepa autóctona, la Kékfrankos, forman la parte principal de este Blend.

El Bikavér Szekszárdi es una Denominación de Origen Controlado (DOC) que debe conformarse con un mínimo de tres cepas y al menos un 50% del total debe ser compuesto por Kadarka y Kekfrancos, pudiendo completarse el resto con otras cepas. Comúnmente se agregan Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc o Merlot. Pero además hay otras condiciones, como que las siguientes cepas no pueden formar parte de más de un 10% en el blend: Blauburger, Menoire, Syrah, Zweigelt, Biborkadarka, Turán, Alibernet, Tannat y Sagrantino y que el vino repose al menos un año en barricas de roble. 

La leyenda del Bikavér

Hay una leyenda histórica que dice que el nombre Bikavér (Sangre de Toro) nació en 1552 cuando el ejercito Turco perdió una batalla frente a un grupo inferior de soldados húngaros que defendían el fuerte de Eger. A los turcos se les dijo que los soldados húngaros tomaban sangre de toro y de allí obtenían su coraje. Sin embargo el nombre Bikavér usado para el vino se hizo conocido recién en el siglo XIX. A mediados de este siglo aparece en documentos históricos por primera vez y, probablemente, fue Janos Garai, un poeta de Szekszárd, quien lo creó y usó para su poema "Canción del vino de Szekszárd” publicado en 1846.

La región de Szekszárd

Esta ubicada en la parte sur de Hungría, por lo que tiene veranos largos y calurosos e inviernos suaves que favorecen a las uvas tintas. Si bien los vinos de Szekszárd pueden no ser muy conocidos internacionalmente, la vitivinicultura en la región es tradicional y data de hace cientos de años, habiendo sus vinos inspirado a los músicos Franz Schubert y Franz Liszt, quien incluso lo envió como regalo al Papa Pio IX.

La falta de controles de calidad durante la era comunista llevó a la producción masiva de vinos baratos de mesa que alcanzaban los mercados del Este con el nombre de Egri Bikavér. En esa época la reputación del Szekszárdi Bikavér comenzó a decaer, perdiendo la fama antes lograda.

Sin embargo los viticultores de la era post-comunista han mejorado progresivamente su calidad y hoy existen vinos de alta gama que han ganado premios internacionales, restaurando así la antigua fama de esta histórica marca.

Es el caso del Takler Szekszárdi Bikavér Reserva 2002, que incluye Merlot, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Kadarka y Kekfrankos; que fue seleccionado por la Revista Decanter entre los 50 vinos Top de Europa, siendo el único vino de Hungría en lograrlo hasta ese momento.

Mészáros Pál Bikavér Szekszárd 2011

Finalmente, a casi dos años de haberlo traído desde Budapest, encontré la ocasión ideal para degustarlo mi Bikavér. Y qué mejor que hacerlo entre amigos conocedores del vino. En la Vinoteca Mr Wines nos reunimos un grupo de clientes y amigos del dueño, Fernando Musumesi, que próximamente haremos juntos un viaje a Mendoza.

Cada uno llevó un vino para compartir y se armo una movida donde pudimos disfrutar vinos de Italia, España, Francia, Sudáfrica, Chile, Argentina y este clásico húngaro.


La vara era alta entre tantas joyitas de todo el mundo, pero creo que el Mészáros Pál Bikavér aprobó la prueba. Realmente no esperaba mucho de él, lo había comprado a ultimo momento en un bodegón pegado al hotel y a un precio muy accesible, menor a los 10 euros. Pero la primera nariz me sorprendió por lo profunda, y al agitarlo, poco a poco se fue abriendo y desplegando aromas a frutas negras con un rico tono especiado. En boca se presentó con buen cuerpo, un contenido de taninos medio-alto, acidez media y un tono dulzón que a mi juicio fue su único defecto ya que lo desbalanceaba un poco, pero que teniendo en cuenta el rango de precio no impediría que volviera a comprarlo.


No me resultó fácil conseguir información sobre la bodega en la Web (fotos siguientes), pero encontré que los viñedos tienen mas de 250 años, que el dueño actual la adquirió hace poco y además posee un hotel en Szekszárd. No pierdo las esperanzas de hospedarme allí algún día y probar un poco mas de estos vinos del "nuevo" viejo mundo. 




Fuentes y más info:

jueves, 14 de abril de 2016

María D Vía


Lo que más me atrae difundir del mundo del vino son sus historias. Y hay un tipo de historias que se repiten sin cesar en nuestro país. Son aquellas que comienzan con inmigrantes europeos llegando a la Argentina a fines del siglo XIX o principios del siglo XX, asentándose en provincias del interior (Salta, Mendoza, San Juan, Río Negro), aplicando conocimientos y experiencias de cultivo traídas de Europa y grandes dosis de esfuerzo para forjar un nuevo destino. 

Ese destino, en muchas ocasiones incluyó las vides y el vino.

Pasaron más de cien años. Aquellos esforzados inmigrantes ya no están, y en muchos casos tampoco las mismas vides, pero sus descendientes - hijos, nietos, bisnietos - que fueron testigos de esas historias, se ven atraídos a rendirles un homenaje y recomenzar el ciclo.

Así, en las mismas tierras heredadas o en nuevos terruños, se retoman los cuidados de centenarios viñedos, se plantan nuevos y se elaboran los vinos del siglo XXI con nombres que homenajean a sus padres, abuelos y bisabuelos.

Es el caso de María Dolores Vía, hija de inmigrantes llegados en 1896, nacida en Chacras de Coria, Mendoza. Si hoy volviera a la vida encontraría su nombre en los vinos que actualmente elaboran sus nietos Fernando y Juan Martín Ferraro.

María D Vía (solo la “D” por cuestiones de registro de marca que no permitieron incluir el Dolores completo) es el nombre de la Finca bajo la cual se agrupan tres vinos “entry level”: Sexy, Amores, y Machos ($ 150), dos Reserva: Cómplices y Silencios ($ 200) y dos Gran Reserva: Mil noches y Memorias ($ 260). 

Cada uno de esos nombres tiene un sentido, una explicación y hasta un poema escrito por Fernando Ferraro, que demuestran la pasión por el vino de este profesional recibido en la segunda camada de la Escuela Argentina de Sommeliers.

La bodega se encuentra en el corazón de Agrelo, Luján de Cuyo y cuenta con el trabajo enológico de Gabriela Celeste (EnoRolland).

La degustación de la gama completa se llevó a cabo en Sushi Club Nordelta, con estos resultados: 


Sexy Sauvignon Blanc 2015
Es un blend de dos viñedos, 75% provienen de cinco hileras en Alto Agrelo que, regadas por el abundante sol, aportan fruta tropical - ananá, maracuyá, damasco - y un 25% de Vista Flores para complementar un aporte cítrico con notas de pomelo, ruda y lima.

Amores Malbec 2014
Entrada de gama, se elabora en huevos de concreto de 4.500 litros, con las uvas obtenidas de la zona más productiva del viñedo. Pasa por barricas de 2° y 3° uso.

Macho Cabernet Sauvignon 2014
Con un 10% de Cabernet Franc y un 3% de Malbec cosecha 2013 incluido para domar los taninos robustos del Cabernet. Tiene notas tostadas y ahumadas y un intenso ataque de mermelada de frutillas.


Cómplices Reserva Malbec 2013
Contiene un 5% de Cabernet Franc, en búsqueda de aportar mineralidad y aromas a violetas. Lleva una crianza en roble de 10 a 12 meses. Es un vino equilibrado, franco y de buena concentración. 

Silencios Reserva Cabernet Sauvignon2013
Con un aporte de 10% de Cabernet Franc, pasa 10 a 12 meses en barrica. Con buena tipicidad, resaltan las especias del varietal. Es un vino con buena estructura y carácter.


Mil Noches Gran Reserva Malbec 2013
Mantiene la idea del aporte de Cabernet Franc (5%) pero pasa entre 18 y 20 meses en barricas de 1° y 2° uso. El ímpetu de la fruta va siendo amortiguado por aromas terciarios a frutas secas, confite y chocolate que le hacen ganar en complejidad. En boca también se destaca, con buena textura y sedosos taninos. Fernando dice que mil noches soñó con llevar a cabo este vino y el resultado es un hermoso despertar de 1.900 botellas.

Memorias Gran Reserva Cabernet Sauvignon 2013
Aquí el Cabernet Franc se eleva al 15% y la crianza en barricas se mantiene entre 18 y 20 meses. En línea con el Gran Reserva Malbec, también se destaca por su complejidad aromática, pero en este caso en una paleta aún más amplia (frutos secos, canela, pimientas rosa y negra, vainilla) que lo hace muy elegante y disfrutable.

Analizando la oferta completa de María D Vía se destacan los Reserva y Gran Reserva que ofrecen una muy buena relación calidad – precio.

Estos descubrimientos - era la primera vez que escuchaba hablar de estos vinos y de su historia - nos dejan con la felicidad de ver que la pasión por el vino se mantiene y transmite por generaciones.


Si te interesa conseguir los vinos María D Vía contactate a: licbonelli@gmail.com

Fotos tomadas por El Angel del Vino

domingo, 10 de abril de 2016

D.V. Catena Cabernet - Malbec - 2011 (Ficha)


Equivalencia de Escalas de Calificación
Angelyvino Parker Wine Spectator UC Davis El Mundo Vino
A+ 95 - 100  96-100 17-20 19 y 20
B+ 90 - 95 90-95 17-20 17 y 18
B 85 - 90 86-89 13-16 15 y 16
C+ 80 - 85 80-85 13-16 13 y 14
C 70 - 80 70 - 79 9-12 10, 11 y 12
D < 70 < 70 5-8 < 10
Angelyvino no publica vinos defectuosos o de Calificación menor a 70 Puntos Parker / Wine Spectator


2da. Jornada de Capacitación a `Futuras Vinotecas´

              
Jornada para Emprendedores que quieran iniciarse en el rubro Vinotecas

La charla está dirigida a aquellas personas que a corto o largo plazo se encuentren en proyecto de instalar una vinoteca en algún punto del país, como así también a quienes recientemente han abierto su local y consideren conveniente interiorizarse aún más respecto del tema.
Estas jornadas de capacitación se realizan mensualmente, con una duración de 2 horas aproximadamente. Están a cargo del Sr. Carlos Bórbore, Presidente de C.A.V.A, con la participación del Sr. Alejandro Iannizzotto -Consultor en bebidas-  y vinotequero. 
Es un servicio que brindamos para que los asistentes reciban asesoramiento adecuado y se informen de lo que es necesario prever para la apertura de una VINOTECA. 


Socios: Sin cargo
No socios: $ 200.-  En caso de asociarse a la Institución, el arancel abonado se tomará a cuenta del pago de cuotas societarias.

Queremos preservar el rubro y que cada comercio pueda desarrollarse según sus preferencias, sin dejar de lado la esencia: ser un comercio de venta de bebidas alcohólicas y la importancia que esto implica, apoyados por la Cámara Argentina de Vinotecas y Afines. 

No entregamos material por escrito.

Para asistir a cualquiera de las próximas jornadas, sólo deben confirmar su asistencia por e-mail a: info@camaradevinotecas.com.ar o al Tel.: (011) 4941-3188 indicando: Nombre y Apellido / Tel. de contacto / Correo-e / Comentarios del proyecto (ubicación de la vinoteca y datos relevantes para conocer su situación).
Lugar a dictarse: Vinoteca “La Bodega de Bórbore” – Av. Mosconi 3654, Cap. Fed. (Villa Devoto)
Por favor, una vez confirmada la asistencia le pedimos hacerla efectiva. Muchas gracias.

C.A.V.A. – Cámara Argentina de Vinotecas y Afines
Tel/Fax: (011) 4941.3188 | Lun. a Vie. de 10 a 17 hs.
Twitter:  @camaravinotecas

Alpamanta - Vinos biodinamicos




Andrej Razumovsky, es austriaco y economista. Llegó para trabajar en Argentina en 1988 y hace diez años decidió incursionar en el mundo del vino. Para ello se dirigió a  Mendoza, en  busca de organizar su proyecto y, junto a sus socios André Hoffmann de Suiza y Jérémie Delecourt de Francia, comprar viñedos. El lugar elegido fue Ugarteche. Así nació Alpamanta, la bodega que actualmente se ufana de sus procesos biodinámicos. 


Alpamanta en lengua nativa Quechua significa “Amor por la Tierra” haciendo referencia a un valor de la cultura indígena local: trabajar y coexistir en armonía con la naturaleza y sus alrededores.

Compartimos una degustación en Vinoteca Mr Wines y allí entre vino y vino le pregunté 

¿Como llegaste a la decisión de trabajar en forma biodinámica?

"Para imaginar el proyecto recorrí varias bodegas. Las bodegas grandes me parecían todas iguales en un sentido: les faltaba personalidad, les faltaba "vida", entonces me dije: si voy a hacerlo voy a hacerlo diferente". 

Dice que ya desde el inicio tenia claro que lo "natural" era esencial en su proyecto y que le parece apropiado aseverar que hay una conexión entre la biodinamia y la homeopatía.

"Biodinamia implica trabajo, educación al personal, buscar soluciones alternativas". Pero a la vez da ejemplos de los buenos resultados: "en años de mucha lluvia, como 2015 y 2016, en general los viñedos dan menos producción y se enferman las plantas. Sin embargo en nuestros viñedos, los años de trabajo biodinámico acumulado han protegido las plantas y las uvas están plenas".

Expresa que el manejo biodinámico ayuda a la conservación futura del vino, no pierden estructura ni cuerpo. Son variados los aportes de la biodinamia pero entre los mas importantes se encuentran la limitación al uso de pesticidas, fungicidas, fertilizantes sintéticos u otros ingredientes artificiales. Las curas de las plantas con aplicación de cobre son muchísimo menores que en los cultivos tradicionales y aun así siguen buscando con que sustituirlo. Para ello elaboran productos naturales como el polvo de cuarzo, flores de manzanilla, ortiga, flores de diente de león, etc. y como resultado la tierra cambia y también su fertilidad. Todas las actividades agrícolas y enológicas son coordinadas por un calendario biodinámico, que tiene en cuenta las fases de la luna e indica los días correctos para la siembra, la poda, la adición de los preparados biodinámicos y la cosecha.

Andrej destaca el trabajo experto del Ingeniero Agrónomo Charly García (homónimo al famoso rock-star argentino), del enólogo chileno Alvaro Espinoza hasta 2012 y, desde 2013, del enólogo italiano Giuseppe Franceschini (Entrelíneas, 6.962, Caelum, Bacan) junto con quienes logran un conjunto de destacados vinos, algunos de los cuales pudimos degustar. 

Los viñedos se encuentran en Luján de Cuyo a 950 msnm y se trabaja bajo certificación orgánica con Argencert S.A. y biodinámica con Demeter International.

Todos los vinos son por lo tanto biodinamicos y certificados como orgánicos, pero entre ellos se destacan los Breva, Sauvignon Blanc y Rose Syrah. Estos son vinos "naturales", una categoría muy poco transitada en Argentina fundamentalmente porque el Instituto Nacional de Vitivinicultura aun no los considera como vinos dado que no son sometidos al proceso de filtrado y no cumplen el requisito de limpidez formalmente establecido. Esta condición esta siendo revisada por el Instituto y Alpamanta espera que sean autorizados, para comenzar su comercialización en nuestro país. Mientras tanto la pequeña producción realizada (una barrica, poco mas de 200 botellas), se venderá en Austria, país precursor en vitivinicultura biodinámica que sí permite la venta de los vinos naturales. Tal ha sido el éxito de este producto que ya tiene vendidas a los importadores dos cosechas por adelantado, tal como sucede en Bordeaux. 


El Breva en su etiqueta recomienda agitarlo antes de servir, lo que ayuda a homogeneizar el liquido al servirlo, porque los sedimentos - que no son eliminados debido al no filtrado - naturalmente decantan al fondo de la botella y la idea es que formen parte del contenido de la copa.

Los vinos Alpamanta son representados por Fulanos Wines. Victoria Belenisky luego de descorchar el Breva Sauvignon Blanc 2015, tapó la boca de la botella con el dedo pulgar y puso la botella boca abajo un segundo antes de enderezarla para servir las primeras copas, logrando despegar los sedimentos del fondo para uniformizar el contenido, que en la copa aparece turbio, como si fuera jugo de pomelo. Pero vale destacar un detalle, a la vista se presenta vivo, natural, no se siente como algo "sucio" sino lo contrario, es atractivo. Claro que diferente a la limpidez que estamos acostumbrados en un vino blanco. En nariz logra sedosidad y se muestra sorprendentemente suave. El paso por madera - fermenta por cuatro meses en barrica siempre nueva, de primer uso, porque el riesgo de contaminación es grande - ha obrado en favor de la redondez, quitando aristas y aportando notas  


Breva Rose Syrah 2014. Se elabora en huevos de cemento traídos de Francia. Es exquisito, con algo de miel en boca, aunque mas liviano y menos complejo que el blanco, fresco y de largo final.

La linea de entrada de Alpamanta se llama Natal. Son vinos con un precio sugerido de $ 135.
  • Natal Sauvignon Blanc 2014 se elabora en tanques de acero inoxidable y viene con tapa a rosca. 
  • Natal Cabernet Sauvignon 2014, con una nariz compleja y muy vivo en boca. Sin paso por barrica. 
  • Natal Petit Verdot. Muy bebible, con buena estructura en boca.



Alpamanta Reserva Chardonnay 2013. Tiene tonos tropicales y mucho verde, impacta por su nariz. Se produjo en una barrica de roble de 1.000 litros fabricada en Waidhofen an des Ybbs, Austria. La misma que se utilizo en 2015 para el Sauvignon Blanc.


Alpamanta Estate Cabernet Franc 2013. Tienen un paso diez meses por barrica usada. La primera impresión al degustarlo fue pensar "es perfecto". Se produjeron solo 3.000 botellas y ya esta completamente vendido.

Sauvignon Blanc Estate 2015. Se elaboraron solo 700 botellas en un tonel de roble de 1.500 litros, que aun se encuentran sin etiquetar. Es muy distinguido, con una paleta de aromas en nariz que recuerdan a jazmín, acelga, espinaca, alcaparras, tiene todo...

Para el final, Andrej dice que las etiquetas representan la transformación de la tierra lograda por los procesos biodinamicos. Cuando compró la finca solo había un cactus y un búho. Hoy está plantada de viñedos, sus frutos son estos vinos y el búho es el logo de las etiquetas.

Fotos tomadas por El Angel del Vino.

sábado, 9 de abril de 2016

Finca Quara presenta su línea Alpaca



Gacetilla de Prensa
Finca Quara, la emblemática bodega salteña, presenta Alpaca, una familia de vinos elegantes con pura fibra salteña. La misma se inició con un espumante brut nature, seguido de un varietal del icónico Torrontés salteño, y hoy se completa con un Malbec de gran volumen y concentración y un carnoso blend de Malbec y Tannat, variedades que logran especial expresividad en los viñedos de altura de Cafayate.

El nombre de esta nueva línea está inspirado en la lana más liviana y resistente con la que se realizan los tejidos más finos y  representa fielmente el espíritu y la distinción del Norte.

TORRONTÉS (vino anunciado en primicia por este Blog en setiembre de 2015, ver nota).
Varietal expresivo y frutado, con notas florales y de frutas blancas y sutiles notas cítricas.
En boca es redondo, fresco, de excelente volumen, con equilibrado y elegante final.
Precio sugerido: $140.

MALBEC
Varietal de un elegante y profundo rojo con tintes violáceos. Tiene notas de frutos rojos, mermelada de ciruelas y pasas de uva que se mezclan con sutiles y elegantes notas de vainilla y tostado. De gran volumen y concentración, tiene taninos muy maduros y un final largo y armónico.
Precio sugerido: $180.

BLEND
Corte de Malbec y Tannat de buen volumen, carnoso, estructurado de taninos maduros, con largo y elegante final que expresa fielmente el terroir.
Precio sugerido: $390.

Acerca de Finca Quara

A fines del siglo XIX  la familia Lavaque se instaló en Cafayate, el pueblo más próspero de la provincia de Salta, y al poco tiempo comenzó a operar allí su propia bodega, produciendo cerca de 1500 hectolitros anuales de vino. El negocio familiar siguió funcionando de manera continua, y en la década de 1980 Rodolfo Lavaque, de la cuarta generación familiar dedicada al vino, se ubicó al frente del mismo y adquirió la tradicional Finca El Recreo. En ese lugar único al pie de los cerros fundó Finca Quara, precursora y emblema de la producción de vinos salteños de excelencia. En la actualidad, la quinta generación familiar continúa en el mismo camino de distinción productiva, elaborando vinos reconocidos a nivel local y mundial.


Más información: www.fincaquara.com

sábado, 2 de abril de 2016

Ezequiel Ortego, enólogo de COSTA&PAMPA


Con tan solo 23 años, Ezequiel Ortego se puso a cargo de la Bodega Costa&Pampa en el inicio de sus actividades, a principios del año 2013. Actualmente tiene 26 y debe ser uno de los enólogos más jóvenes ejerciendo como tal en una bodega.

Su historia está influenciada por un tío, que sí fue el primero en dedicarse a la actividad del vino dentro de la familia. Pero dejemos ese lazo familiar para más adelante, ya que el parentesco viene por el lado de la madre de Ezequiel y por ahora podemos mantener la intriga del apellido.

Su tío, de Mendoza, es uno de los enólogos más reconocidos del país. Ezequiel  lo visitaba frecuentemente y éste solía llevarlo a recorrer viñedos y la bodega en la cual trabajaba, ubicada enfrente de su casa.

Al terminar la secundaria, Ezequiel aun no tenía bien claro que carrera seguir. Aprobó el ingreso en la Universidad Nacional de Cuyo para la carrera de Abogacía. Pero dudaba, y a último momento le pidió a su tío que lo llevara a recorrer la bodega. Fueron juntos a lo que llaman “la bodeguita” donde se hacen los vinos tope de gama. Después siguieron recorriendo la Bodega Nueva y así pasó un día completo, explorando su vocación. Su tío le contó la historia del edificio y muchos detalles de la profesión. Y lo convenció. Salió de ahí y se fue directo a inscribirse en la Universidad Mazza. Pasó los dos primeros años sin ver una materia que tuviera relación directa con el vino: Física, Matemática, Química… el “filtro” que le dicen. 

Luego sí, en 2011 hizo pasantías en esa misma “bodeguita” que lo había deslumbrado y definido en su vocación y al año siguiente en la planta de varietales de la misma bodega. Él mismo le pidió a su tío estar ahí para poder ver todo el proceso, incluida la elaboración de los vinos blancos que no estaban en la bodeguita.

Quienes ya leyeron la nota de Costa&Pampa en este mismo Blog, o conocen a que grupo empresario pertenece ya se lo imaginan. La Bodega donde Ezequiel hizo las pasantías es nada menos que Trapiche y su “tío el enólogo” es Daniel Pi, Director de enología de Trapiche.

Fue poco antes de recibirse cuando Daniel Pi le contó del proyecto de Costa&Pampa, ubicado cerca de Mar del Plata. Y una semana antes de graduarse le ofreció ir a ocuparse de este nuevo emprendimiento, lo que se concretó apenas tres semanas después, en Marzo de 2013.

Los noveles viñedos ya eran productivos y la cosecha 2012 había sido enviada a Mendoza para la elaboración en Trapiche. Pero la experiencia sufrió algunos traspiés que decidieron la instalación de la bodega in situ. Así, a la llegada de Ezequiel, se estaban instalando los primeros tanques de acero inoxidable y apenas tres días después ya se estaba cosechando el Chardonnay. En esa cosecha colaboró con Ezequiel el enólogo Daniel Ekkert y Daniel Pi llegó a tomar las decisiones importantes, cuando ya se habían terminado de cosechar las uvas.

Ortego cuenta que lo que le resultó más complicado fueron los tramites de habilitación de la nueva bodega. 

Recorrimos juntos los viñedos, en especial las plantas de Pinot Noir que estaban siendo cosechadas en esos días, y charlamos bastante sobre los procesos que se llevan a cabo en la bodega (ver nota), de cómo la experiencia en este lugar atípico para la viticultura argentina está siendo creada día a día, de los resultados de la experimentación y los desafíos que obligan a aguzar la imaginación para resolverlos con nuevas recetas. Esa receta que dé con la tecla del lugar, su tierra, su clima, su fauna, sus vinos…

Cuando para cerrar la nota le pregunto, “Siendo tan joven, ¿qué es lo que más orgullo te da de tu trabajo aquí en Costa&Pampa? me responde, con sencillez: “haber logrado que funcione”.

Fotos tomadas por El Angel del Vino
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...