Etiquetas

sábado, 28 de mayo de 2016

SuperUco. La bodega biodinámica de los Michelini.


Por la mañana visitamos La Milonguita, la nueva bodega de Gen del Alma (ver nota), donde nos recibieron Gerardo y Juan Pablo Michelini. Los otros dos hermanos, Gabriel y Matías, se sumaron al encuentro en SuperUco, la bodega que la familia tiene en el valle de los enólogos dentro del emprendimiento The Vines y que trabaja adoptando la filosofía biodinámica. Comenzaron en 2011 y 2012 en Bodega Zorzal. En 2013 y 2014 empezaron a elaborar aquí, en la huerta, a la intemperie. Y desde 2015 en el edificio de la nueva bodega. Solo se hacen aquí los vinos de SuperUco.

Antes de ingresar a la bodega, nos reunimos al pie de los viñedos y nos explicaron que los mismos están plantados en sentido circular, porque la naturaleza no tiene líneas rectas y eso los acerca a la perfección, aprovechando su energía.

Matías explicó: "Plantamos lo más parecido a lo que sería la planta si no fuese manoseada, de acuerdo a su propia naturaleza, subiendo cada vid a su propio tutor. Al ser el viñedo un circulo, cada planta tiene distinta influencia del sol, cada racimo tiene una exposición solar distinta. 10.000 plantas, 40.000 racimos, cada uno distinto, que entre todos dan un vino único, complejo".

Sabíamos que era una jornada muy especial para ellos, porque nos tocó llegar justo el día que se realizan los preparados biodinamicos, para lo cual se reunie toda la familia, incluidas esposas e hijos de los cuatro, ademas de vecinos y enólogos o winemakers relacionados con los Michelini, como Pol Andsnes, Victoria Jones y Patrick Blousson.

Especialmente para esto viajó al Valle de Uco el especialista colombiano Rene Piamonte, quien asesora en estas técnicas a SuperUco, así como también a cultivos de todo tipo en distintas partes del mundo y esta a cargo de confeccionar el calendario biodinámico para el hemisferio sur. 


Matías asegura: "No buscamos la certificación, simplemente es nuestro camino para que los vinos sean mejores".

Tuvimos la oportunidad de ver como se realizaron los preparados biodinámicos de otoño (se hacen solo dos veces al año, siendo los otros en primavera). Rene Piamonte disfrutaba dirigiendo la preparación y explicando como las fuerzas de las sustancias – animal más vegetal se combinan en estos preparados que luego se agregan al compost o se mezclan en agua que se esparce en dosis homeopáticas por el viñedo para activarlo y mejorarlo. El primer preparado se hizo con flores de manzanilla que fueron envueltas en una piel envuelve los órganos de la vaca y el segundo con flores de diente de León que luego fueron introducidas en intestinos limpios de vacuno.  


El edificio de la bodega es atípico. Tiene forma octogonal y una superficie vidriada importante, con grandes puertas - ventanas que permiten maniobrar con los elementos de trabajo. Dentro del mismo están los huevos de cemento, las barricas de roble - muchas de ellas montadas sobre ruedas que permiten girarlas y con tapas metálicas de cierre hermético para realizar la fermentaciones - toneles de madera y hasta ánforas de terracota.

Conservación de los preparados biodinamicos


En el centro de la bodega hay un coqueto living y rodeando los elementos útiles para la elaboración se encuentran exhibidos los vinos a la venta, obras de arte y las mesas donde seriamos participes del almuerzo que se cocina afuera, al aire libre, en un disco de arado, una parrilla y un horno de barro.



 

Fue una jornada muy especial, que nos permitió ver a la familia Michelini en pleno participando en el ritual de los preparados biodinamicos y luego disfrutar de un rico almuerzo de pasos acompañado por los siguientes vinos:






Esta vez las notas de cata quedaron de lado, la ocasión era propicia para disfrutar: el hecho de participar de alguna manera de la reunión familiar, del evento biodinámico y saborear los exquisitos vinos de los Michelini en forma relajada y acompañando las comidas que es, sin dudas, la mejor manera de aprovechar un vino.

Fotos tomadas por El ángel del vino

viernes, 27 de mayo de 2016

Lo de Joaquín Alberdi Vinoteca. JA!

Hacía tres días que la pareja de profesionales jóvenes brasileños estaba disfrutando Buenos Aires. Habían aprovechado los servicios del bus hop-on / hop-off para recorrer Recoleta, los bosques de Palermo, la plaza de Mayo, la Boca… Y habían almorzado y cenado casi siempre carne acompañándola con algo con que no suelen hacerlo en San Pablo: buenos vinos.

Esa mañana, mientras disfrutaban el desayuno él se pregunto: - ¿Y si llevamos unos vinos?
Ahí nomas buscó "Vinotecas" en Trip Advisor. La primera que aparecía tenía una calificación de cinco estrellas con 318 Opiniones y además ocupaba el puesto Nº 5 de 49 en el rubro Rutas gastronómicas, vinícolas y cervecerías en Buenos Aires. Se trataba de “Lo de Joaquín Alberdi”.

Le dio confianza que el dueño le pusiera su nombre al negocio y la visita quedó programada para el jueves a la 19 horas. No solo iban a comprar vinos, sino que además podrían aprovechar para realizar una cata guiada de vinos de alta gama.

Esta historia se repite cada día y muestra el perfil actual de JA! La vinoteca de Joaquín Alberdi: atención especializada al turismo.

Pero no siempre fue así...

Joaquín es cocinero de profesión, con una extensa trayectoria en la cual se manejó codo a codo con ilustres chefs. Luego de un paso por España, formó parte de la sociedad que en 2003 abrió el restaurante Cabernet, en esa época uno de los pioneros en el manejo de una importante carta de vinos en Buenos Aires. 

La vinoteca nació el 12 de Abril de 2006 como respuesta a la necesidad de hacer rotar mejor los vinos que se acumulaban en el restaurante, en el cual todos los viernes ya se hacían catas de vinos que servían de atracción para llevar gente a cenar.

Funcionaba como la típica vinoteca de barrio, aunque no había muchas en esa época en el barrio de Palermo. Joaquín recuerda una pequeña en la calle Honduras, Amparo en Paraguay casi Juan B. Justo y el Supermercado El Sirio como los únicos competidores en la zona.

Pero Palermo se fue transformando, el turismo invadió sus calles y poco a poco se encontró con que en vez del jubilado de la vuelta, los clientes que entraban cada vez más eran extranjeros pidiendo vinos de alta gama. Llevó como tres años adaptarla – no es fácil pasar de un stock de vinos de mesa a uno de alta gama – pero lo logró con mucho apoyo de las bodegas, algo que reconoce permanentemente durante nuestra charla.

Así, la vinoteca de Joaquín Alberdi llegó a ser lo que es hoy: una referencia entre las vinotecas orientadas al turismo y además el lugar elegido por muchas Bodegas y Distribuidores de vinos para hacer ferias, degustaciones y presentaciones. Para ello en 2012 techó la amplia terraza del local y armó un quincho en pleno Palermo, con una tremenda parrilla que muy seguido lo ve al frente de los fuegos.

En JA! llegamos a hacer degustaciones todos los días” nos cuenta Alberdi, “pero finalmente decidimos establecer una programación fija: Jueves y Viernes a las 19:30 hs, quien viene a la vinoteca sabe que hay degustación. Cada semana es una bodega distinta y casi siempre contamos con representantes de la misma y si es posible con el enólogo”.

En las degustaciones, que tienen un costo de $350, se catan cinco vinos acompañados con fiambres y los excelentes quesos Cabaña Piedras Blancas, que posee su propio stand de ventas en el local.

"El turista busca “vino” y posiblemente de alguna marca que conoce. Lo que pasa es que cuando llega aquí descubre muchos otras etiquetas de la misma bodega y se entusiasma con los vinos de alta gama".

- ¿Cuál es la clave, Joaquín, para tener un puntaje de 5 sobre 5 en Trip Advisor?
- "La clave es el servicio, el asesoramiento, abrirle botellas para que pueda probar y se lleve lo que realmente le gusta".

Y da ejemplos: 


Una vez me llamaron de un hotel para avisar que enviaban a un famoso músico brasileño, conocedor de vinos (Nota de la Redacción.: se trataba de Edd Motta cantante brasileño de soul, funk y jazz). Llegué a abrirle 15 botellas, hasta conseguir entender el estilo que le gustaba. Y terminó comprando Vía Revolucionaria Bonarda Pura de Matías Michelini, un vino de 150 $. Al tipo le gustaban los vinos suaves, estilo francés, a los cuales estaba acostumbrado. Y logramos ofrecerle algo dentro de su estilo”.

Otra vez vino el basquetbolista Patricio Oberto con uno de los músicos de Pearl Jam, que después de probar bastante ¡se terminó llevando un Fernet!

Estas historias reflejan un poco lo que es Joaquín. No concibe el negocio si el cliente no se va conforme. Es un tipo sencillo, franco, de sonrisa fácil, que hace lo que le gusta y que aprecia del vino la posibilidad de relacionarse socialmente. Ha hecho muchas amistades en el mundo del vino y destaca la que tiene con Santiago Achaval, Manuel Ferrer y Roberto Cipresso quienes los ayudaron mucho en los inicios y de quienes se convirtió en el asador oficial de los eventos que hacía Achaval Ferrer en Mendoza.

En Lo de Joaquín Alberdi, además de las degustaciones, se realizan eventos, como el día del Malbec (en el cual se presentaron 130 etiquetas y asistieron 180 personas), el día del anti-Malbec (dedicado a otras cepas), la Feria de Ozono Drinks (representante de los vinos de los Michelini, Chamán, Per Se, El Relator, entre otros) y muchas veces las bodegas le solicitan el espacio para presentaciones y eventos de sus vinos.


Obviamente cuenta con personal capaz de atender en varios idiomas - inglés, francés, portugués – realizan envíos puerta a puerta al exterior (el costo es de 25 dólares por botella) y está muy presente en las redes sociales, con una página de Facebook que acumula más de 11.600 “Me gusta”, una cuenta de Twitter ‏@LoDeJoaquin con más de 1.400 seguidores y organiza a través de las redes la #CopaJA campeonato virtual de vinos, en la que el público vota en cada enfrentamiento y cuya última edición ganó Altupalka Malbec – Malbec.



Cuando algún amigo del exterior o turista te pregunte: ¿dónde puedo ir a conocer los vinos argentinos? no lo dudes, el lugar es Lo de Joaquín Alberdi, allí siempre los van a recibir con una copa en la mano.
_________________________________________________________________________

Ficha Técnica

Vinoteca JA! - Lo de Joaquín Alberdi

Contacto : Joaquín Alberdi
Dirección: Borges 1772 - C.A.B.A.
Teléfono :+5411-4832-5329/4831-7720
Horarios : Lunes a Sábados de 11 a 21:30 / Domingos y Feriados de 12 a 21:30
Sitio web: www.lodejoaquinalberdi.com
Mail: info@lodejoaquinalberdi.com
Redes sociales
Facebook   : LodeJoaquinAlberdi
Twitter        : @LoDeJoaquin
Instagram   : Lo de Joaquin Alberdi
_________________________________________________________________________
Fotos tomadas por El ángel del Vino.




Esta nota forma parte de una iniciativa de la liga de Blogueros del Vino denominada #BloguerosEnSuTinto. Hemos comenzado nuestra acción con una serie de notas llamada #elvinoenvinotecas ya que consideramos que muchas de ellas ayudan a difundir el mundo del vino, brindan servicios que las destacan y merecen un lugar destacado entre los distintos canales de comercialización. En mi caso particular, como consumidor que soy, creo que todos los canales para llegar al vino son validos y no desmerezco a ninguno mas allá de sus estrategias y modelos de comercialización. Pero sin dudas, este tipo de vinotecas es mi punto preferido de compra.
Para seguir las novedades del movimiento, alcanza con darle Me gusta a la fanpage en FB


martes, 24 de mayo de 2016

Gen del Alma se mudó a La Milonguita


Acceder a una bodega transitando por el lecho empedrado de un río seco no es una experiencia común, los álamos que bordean el “camino” ya estaban amarillentos por la llegada de los primeros fríos del otoño y crecía la expectativa por la visita a la “nueva” bodega de Gen del Alma, ubicada en El Peral a unos 5 km al oeste de la ciudad de Tupungato. Al llegar a destino llama la atención el cartel decorado con el tradicional fileteado porteño y un nombre original para una bodega: “La Milonguita”.


Allí nos recibieron Andrea Mufatto, Juan Pablo y Gerardo Michelini y enseguida nos sacaron de la duda. Se trata de una antigua bodega cuya construcción data de 1952 (aunque recién fue habilitada por el INV en 1967). “Estaba inactiva, la alquilamos y la hemos vuelto a poner en marcha, con mucho ingenio, buscando soluciones a cada problema, un poco a lo Minguito Tinguitela” (personaje famoso de la TV interpretado por el actor Juan Carlos Altavista entre las décadas del sesenta y del ochenta, que tenía una vieja camioneta Chevrolet Campeón 1928, a la que llamaba la Santa Milonguita).


Hoy la bodega se ha convertido en un “centro de reunión de enólogos” en el cual participan, además de los Michelini (también Matías y Manuel), Cristian Morelli, Rodrigo Reina (Viña Los Chokos), Enrique Sack (2 KM) y Marcelo Franchetti (Vinilo). “Cada uno da rienda suelta a su locura y de ese caos – con mucha cabeza – salen cosas que suelen ser confrontadas por un panel de cata de cinco o seis enólogos”.

El desafío, dicen, es “volver al pasado”. Por ejemplo al haber reciclado una prensa hidráulica de 50 años, descubrieron que tenía poca fuerza, pero que por otro lado el prensado es muy suave. Recuperaron una vieja bomba y usan las piletas de cemento que poseen grandes bocas superiores cuyas tapas es necesario sellar con cebo cuando se trabaja la maceración carbónica para que no se escapen los gases, proceso que lleva una hora para poder cerrarlas artesanalmente con masilla. Cuentan con un subsuelo con achiques para que el rendimiento caiga por gravedad a las grandes piletas de abajo.



Gerardo dice: “los Miche nacimos con el uso de la tecnología, y esto nos hace aprender a trabajar ante la adversidad, pero buscando extrema calidad”.

Para Cristian Morelli, enólogo que colabora con los Michelini y produce sus vinos Refrán y Caliche en esta bodega, es un desafío: “Cuando no tenés todas las comodidades vas arriesgando, con la idea de cada uno, viendo hacia dónde queremos llegar”.


Gerardo continúa: “Con Andrea vimos cómo en El Bierzo (España) todo se fermentaba en madera y con raspón, así que empezamos a buscar en Argentina y conseguimos comprar antiguas cubas de 1932 y localizar a artesanos toneleros que las restauraron”.


En ellas hicimos racimo entero, pisado, pusimos 85% de Malbec, más un Merlot de unas cuatro hectáreas de Gualtallary que quieren levantar, Semillón y Cabernet Sauvignon. Como resultado estamos logrando lo que buscamos, un Malbec de taninos secos, cuando lo normal es que el Malbec tenga taninos dulces”.

La bodega es un compacto muestrario de distintos tipos de recipientes para la elaboración, porque además de las piletas, tanques de acero inoxidable y las cubas de madera, también se ven tanques plásticos, ánforas, muchos huevos de cemento y hasta una cuba esférica de material.



La falta de espacio para las barricas (los vinos que elaboraba la bodega en los 70 no la necesitaban) se solucionó primero colocando barricas en los techos de las piletas y cuando este espacio se acabó, abriendo un boquete en una de las piletas del subsuelo que ahora se utiliza como sala de barricas, con la ventaja de estar completamente a oscuras y con buena aislación térmica por las gruesas paredes de mampostería.

Sobre la cosecha 2016 comentan: “fue un año especialmente complicado por las dificultades que planteó el clima, por las plagas, pero a la vez la calidad es muchísima dado que la maduración se produjo lentamente lo cual es la panacea para nuestro estilo de vinos”,  que son más frescos y con buena acidez.

Los vinos

Ante todo una aclaración, pido disculpas si las notas de cata de los vinos no son muy prolijas, pero entiéndase que éramos un grupo numeroso (24 personas) catando al principio directamente de las cubas y piletas y luego en el mismo patio de la bodega las muestras que Andrea Muffato, Gerardo Michelini, Cristian Morelli y Marcelo Franchetti trajeron para la ocasión, con lo cual no resultaba fácil catar, escribir, escuchar a los enólogos comentar sus vinos, tomar nota, vaciar y enjuagar la copa y además sacar fotos, todo al mismo tiempo. Lo bueno es que aquellos que siguen a estos enólogos pueden tener una idea de lo que viene y como fue hecho.

Aun los fans de los Michelini saben que no es fácil estar al tanto de todas sus etiquetas, más allá de algunas que se mantienen con regularidad, siempre están innovando, experimentando y sacando cosas nuevas. Están haciendo muchas micro-vinificaciones en barrica, por ejemplo una de moscatel y criollas de Tupungato, provenientes de un parral muy viejo.

Superlógico: "40% Malbec, 15% Syrah, y agregados de Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Malvasía, Semillón y pieles de Sauvignon Blanc. Casi no se remontó, solo una vez durante 4 días, para mojar. Todo con uvas de El Peral, que representa al lugar, a la gente. Va a ir una parte a huevo y otra a barrica vieja. Esperan lanzarlo en octubre. Son unos 13.000 litros. El vino tinto del barrio" lo define Gerardo.

Eiti Leda: es un blend de 85% Malbec, 10% Cabernet Sauvignon y 5% Semillón que pasó un año por barrica francesa vieja luego de ser fermentado en huevo, y con raspón, sin haberle realizado siquiera un pisón. Un vino que promete mucho, para seguirlo.

Ji Ji Ji 2016. 50% Pinot Noir de Tupungato Vineyard y 50% Malbec de San José de una viña de 80 años que se introdujo con raspón, pasó por maceración carbónica durante 40 días para luego fermentar. Tiene mucha fruta y muy buena estructura.

Ji Ji Ji Blanco 2016. Elaborado con uva Chenin, para darle más peso en boca, se cosechó en varias etapas con un inicio de 6°C de alcohol proyectado y apenas 13°C la última, quedando en un promedio de 10,5°C. Pura frescura.


De Cristian Morelli probamos los Refrán y los Caliche. El Refrán Blanc de Noir 2015 tiene 70% Malbec, 20% Chenín y 10 % Moscatel, una espléndida nariz e importante acidez en boca. Probamos Refrán Malbec 2014 y el buen Refrán Cabernet Franc 2014. También muy ricos el Caliche Bonarda 2014 y el Blend 2014, que se destaca por ser un blend de 50 % Malbec, 25% Bonarda y un aporte de 25% Pinot Noir, al estilo del Ji JI Ji.

Marcelo Franchetti llegó con su Vinilo Ruido Rojo y Andrea Muffato nos acompañó durante todo el día junto a su esposo Gerardo. Solo faltó Manuel, el hijo mayor de ambos, que es el artífice de los Plop!



Lamentablemente el tiempo apremiaba, haba que partir hacia SuperUco, la otra bodega de los Michelini (nota) y muchos de los vinos de Gen del Alma quedaron sin descorchar. Pero seguramente pronto los tendremos en la Feria que organiza su distribuidor, Ozono Drinks. 


Fotos tomadas por El ángel del vino

lunes, 23 de mayo de 2016

Yacu. Nuevos formatos para el vino: el Portion Pack


Primera advertencia: el título ya lo dice, es un formato no usual para el vino y como tal, no intentemos compararlo con nuestra querida la botella, el corcho y su ceremonia…
Segunda advertencia: no es en realidad un nuevo formato, hace rato lo conocemos conteniendo jugos de frutas o leche chocolatada. Pero no está siendo aplicado al vino, hasta ahora, en un volumen de porciones individuales (250 ml).

Se trata de la búsqueda de una nueva “ocasión de consumo”, en la que la botella no juega un rol preponderante. Básicamente apunta a un público de personas que viven solas o en pareja, pero uno de ellos no toma vino, o incluso los dos quieren hacerlo pero apenas una copa. En general se piensa en los días de la semana y especialmente en el almuerzo, que es cuando más se ha perdido la costumbre de acompañar la comida con vino. 

La empresa sueca Tetra Pak® comercializa exitosamente estos envases de cartón compuestos por diferentes capas (una interior de aluminio más otras de papel Kraft y de polietileno). Son ligeros y compactos, se pueden abrir sin utensilios y permiten aislar los alimentos y conservarlos en condiciones óptimas. El cierre es una pieza plana de plástico que se puede arrancar con la uña.

Claro que no es una novedad ver vino en estos envases, muchos vinos de mesa se envasan en ellos y hasta podríamos decir que ayudaron a reducir la abrupta caída del consumo que el vino enfrenta desde los años 70. 

Por eso, para este envase de 250 ml se habla de “momentos en copa”. Busca ocupar una ocasión de consumo que hasta ahora no ha sido satisfecha por otros formatos de volumen similar. Las botellitas de 250 ml, que las hay, terminan siendo costosas en comparación con los mismos vinos en su botella de 750 ml. ¿Porque sucede esto?: porque tienen los mismos insumos que la botella de 750 ml (vidrio, corcho, etiqueta), y fundamentalmente porque la bodega debe realizar ajustes en la línea de embotellado que obligan a embotellarlas juntas en el mismo momento, con la desventaja que el vino en estos envase evoluciona más rápidamente. Otra opción, el Bag in Box, obliga al consumidor a tomar el mismo vino durante muchos días seguidos (lo cual para algunos puede ser aceptable, pero no para todos). Las latas de aluminio de 250 ml podrían ser otra opción, pero si bien en EE.UU. ya existen y en una bodegas que visité en Denver me contaron que es el producto con mayor crecimiento porcentual de ventas en ese país (ver nota), por acá aún no están disponibles.

El Portion Pack se comercializa exitosamente en algunos países, como en Italia donde se venden 60 millones de unidades al año.

Yacu

Muchas bodegas grandes fueron tentadas por Tetra Pack para lanzar sus vinos en Portion Pack, pero quien primero decidió lanzarse al mercado terminó siendo la familia tucumana Padilla, propietarios de El Carmen S.A. productora de jugos Citric. Se hicieron conocidos gracias a la venta de jugos de naranja 100% exprimido envasados en Tetra. Ellos poseen viñedos en Catamarca y le vendían sus uvas a Catena Zapata. 

Y aquí es donde entra - como asesor - Fabricio Portelli, uno de los comunicadores del vino más importantes en Argentina. Nos contó que él ya había participado hace unos cinco años en pruebas de vinos envasados en Tetra Brik, en el Concurso del vino de todos los días, donde solo una muy pequeña proporción de los vinos que se cataron tenían una aceptable calidad. Y en un mercado muy sensible al precio, era poco lo que se pudo hacer para mejorar el contenido de los Tetra de litro, ya que el consumo rápidamente se derivaba a otras opciones: gaseosas o cerveza.

Por eso, estuvo claro desde el principio que el Portion Pack apuntaría a otro segmento y el vino a envasar tenía que tener una calidad por encima de los vinos de mesa y como techo un vino reserva que mantenga el valor unitario por debajo de los 50$. 

Por el momento se comercializan tres opciones del Yacu, vinos jóvenes sin paso por madera: 
  • Malbec de Santa María, Catamarca, Valles Calchaquíes. 
  • Malbec Blend de diferentes zonas de los Valles de Altura argentinos (Valles Calchaquíes y Valle de Uco) 
  • Torrontés de Santa María, Catamarca, Valles Calchaquíes.
Los precios van desde 25 a 30$ la unidad. El nombre Yacu ya estaba registrado por los Padilla desde 1980 (lo que evitó controversias con marcas parecidas).

Para poder apreciarlo comparativamente Fabricio Portelli trajo dos vinos en otros formatos de similar rango de precios: Casarena 505 Bag in Box (4 litros) y Argento Malbec en botella de 750 ml. Fueron catados junto al Yacu Blend de Malbec. En mi apreciación el Yacu Blend se ubicó intermedio entre ambas opciones, demostrando que por su calidad está bien posicionado.

Conclusión

Para lograr que este formato se consolide será necesario que muchas otras bodegas (en especial las grandes porque el sistema requiere la compra de las máquinas que arman el envase desde la misma bobina de laminado y esas máquinas son muy costosas) aporten mayor oferta y fundamentalmente que se mantenga el concepto ofrecer un vino con un piso de calidad bastante por encima de los actuales Tetra Brik de litro. 

Esto es importante, porque si no tenemos variedad, difícilmente queramos todos los días abrir un Portion Pack del mismo vino.

Yo más de una vez dejé de lado las ganas de tomar un vino a mediodía o en la cena para acompañar un buen guiso de lentejas o un rico bife, porque no daba para abrir una botella. La próxima voy a tener algún Yacu a mano.

Fotos tomadas por El ángel del vino.
Mas info: http://www.yacu.com.ar/home.html
                http://www.fabricioportelli.com/2016/05/24/revolucionario-el-chiquitin/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...